Blog — 17 septiembre 2015
Práctica de Marketing en Vancouver

Recibir la Beca Argo para trabajar en Canadá es de esas cosas que solo pasan una vez en la vida y lo recuerdas para siempre. En cuanto terminé la Universidad, supe que quería tener la experiencia de trabajar en el extranjero, y tras 3 años de espera, de trabajos temporales y un poco de desesperación laboral, de la noche a la mañana me vi con la maleta cargada de ilusiones y con un billete de ida y vuelta a Vancouver para trabajar 6 meses.

A pesar de que todo fue muy rápido, la adaptación al país ha sido muy buena y satisfactoria. En mi caso, fue aún más fácil ya que tuve la suerte de contar con un amigo en la ciudad que me acogió las primeras semanas. Además de este amigo, tuve la oportunidad de conocer al anterior becario de mi empresa. Esta persona, ahora actual amigo (¡¡gracias M.!!) me explicó cómo funcionaban los pequeños detalles que nadie te cuenta de la vida diaria y me descubrió los mejores rincones de la ciudad. Así que mi adaptación a esta aventura canadiense fue muy rápida gracias a estos “embajadores”.

En cuanto a mis primeras impresiones de Vancouver tengo que decir que fueron muy buenas. Hay que tener en cuenta que es la tercera ciudad con mayor calidad de vida y el lugar donde los amantes de la naturaleza y la playa como yo encuentran su hogar, con una gran personalidad, multicultural y también vibrante. Así que adaptarse a esta ciudad, ¡es solo una cuestión de horas!

 

C.B.T., en Vancouver

C.B.T., en Vancouver

Durante mi estancia y una escrupulosa observación del entorno, que requiere visitar bares, cafeterías y diversos lugares de ocio 😉 he descubierto que Vancouver es dos ciudades en una. Dependiendo de la estación del año, se puede ver como la ciudad posee una doble personalidad. En verano y en general cuando hace sol, la gente se echa a la calle, baila al son de festivales de música, disfruta de los puestos de comida o va a la playa a relajarse del bullicio. Sin embargo, cuando llega el otoño, es tiempo de prepararse para la lluvia, empezar a pensar en subir a la montaña para esquiar o simplemente sentarse a tomar un café con los amigos.

Si sumamos a esta descripción de la ciudad mi experiencia profesional adquirida y la acogida en mi nuevo puesto de trabajo, solo puedo decir que me he sentido muy afortunada de poder vivir aquí 6 meses. No solo he tenido la oportunidad de trabajar en una de las mejores agencias a nivel de Marketing que ofrece Vancouver, pequeña pero con grandes talentos, sino que además he podido perfeccionar el inglés, coger confianza y desarrollar nuevas competencias laborales. Todo ello, no hubiera sido posible sin la ayuda de una gran emprendedora como es A., mi jefa, compañera y amiga.

Gracias al programa ARGO, he tenido la experiencia de explorar un poco Canadá y de conocer la cultura canadiense muy de cerca. He podido descubrir la naturaleza de las famosas Montañas Rocosas con sus lagos y glaciares espectaculares, he viajado a Calgary, ciudad de vaqueros y he experimentado mi primer “acción de gracias” canadiense. Y de todo esto, lo mejor es que he tenido el placer de conocer a gente de todas partes del mundo, de sumergirme en la cultura canadiense y de explorar la cultura asiática más de cerca sin tener que viajar al otro continente.

Por toda esta experiencia y lo mucho que he aprendido en el programa, recomiendo a todo el mundo sin dudarlo, que las Becas Argo son la oportunidad que cualquier joven está esperando.

Enviado por C. B. T.

Etiquetas:

, ,

Related Articles

Comparte

About Author

(0) Readers Comments

Comments are closed.