Blog — 05 enero 2018
Mi experiencia de beca ARGO en Edimburgo ha sido genial

Los preparativos no me llevaron mucho tiempo: sacar el billete, encontrar un lugar donde alojarme los primeros días y, ya una vez allí, encontrar un piso en una zona que me gustara. Para esto son muy útiles los grupos de Facebook de Españoles en Edimburgo o similares, donde cada día se publican ofertas de pisos y habitaciones para alquilar. Yo aconsejo ver la ciudad antes de coger algo definitivo, porque si encuentras una zona que te guste mucho y consigues vivir ahí, es maravilloso. En mi caso mi jefa también me ayudó, lo cual facilitó mucho las cosas. A la hora de alquilarte un piso necesitas mostrar un contrato de trabajo o alguien que te avale. Los precios pueden ir desde los 200 pounds las más baratas, dependiendo de la zona. Yo vivía por Leith, que está cerca del centro pero es barato. Es una zona muy aconsejable, sobre todo cuanto más te acerques hacia Prince´s Street.

Edimburgo es una ciudad preciosa y muy divertida. Una de las mejores cosas que tiene es su tamaño: es lo suficientemente pequeña como para que puedas ir andando a casi todas partes (yo lo hacía así) pero lo bastante grande como para que haya muchas cosas interesantes que hacer. La vida nocturna, por ejemplo, es genial. En muchos bares tienes música en vivo casi a diario, lo que es algo que aconsejo ver encarecidamente. Como sitios en concreto diría que están genial el Royal Oak y el Captain´s bar. Una vez empiezas a ir, quieres repetir seguro. Vas encontrándote a las mismas personas aquí y allá y eso es muy divertido y te da una gran sensación de familiaridad en un lugar extranjero. Para ir a tomar algo, lo he pasado de muerte en Finnegan´s, donde también tienen música en vivo muchas veces y además hay gente de otros países (sí, hay muchos españoles). Eso sí, casi todos los sitios no están abiertos más allá de las 3 am.

Con respecto a la oferta cultural, hay galerías muy interesantes, como la Fruitmarket o como, por supuesto, las National Galleries of Scotland. Estas visitas son gratuitas y muy aconsejables. ¡Por supuesto no olvidemos el castillo! Hay muchas ofertas si todavía eres estudiante, pero aún así no es una ciudad especialmente cara.

El transporte consiste en red de autobuses y tranvía. Como ya he dicho, yo iba a casi todos sitios andando, así que no hay demasiado que pueda decir sobre esto, salvo que no es caro y que tienes aplicaciones con las que es más sencillos enterarte de horarios y rutas.

Una de las mejores cosas de Edimburgo es la gente. Siempre me he sentido acogida en esta ciudad. Es cierto que el acento, si no estás acostumbrado todavía, es difícil, especialmente el de la gente de Glasgow. Pero una vez se te hace el oído, no hay ningún problema. También hay mucha gente española, polaca e italiana.

Mi día a día durante las prácticas fue muy agradable. La gente trata de ayudarte al ver que vienes de fuera, pero en mi experiencia también sentí que confiaron en mí para hacer mi trabajo y todo fue muy positivo. Los horarios son buenos, ya que no se acaba muy tarde la jornada, como suele pasar en España, de modo que te queda gran parte del día libre. Es cierto que las tiendas también cierran más pronto, así que realmente sí hay ciertas cosas que no te da tiempo a hacer entre semana. Pero todo es cuestión de organizarse y hacerte con un horario algo diferente que el de nuestro país.

Una curiosidad sobre Edimburgo que a mí me gusta mucho son las charity shops. Están por todas partes, y son muy útiles. Puedes donar cosas que ya no necesites por una buena causa, y comprar por un precio muy bajo. Por ejemplo, para comprar muebles yo no iría a otra parte: son de segunda mano y eso tiene mucho encanto, hay cosas preciosas. También puedes encontrar ropa, libros, equipación deportiva…

Aconsejo pasear por las aguas de Leith, ¡es un paseo precioso! Otra excursión estupenda es Arthur seat, un acantilado desde el que puedes ver todo Edimburgo. Y aprovecha cualquier día de sol para hacer un picnic en un parque (el Pilrig Park está muy bien, pero hay muchos. En Prince´s Street también puedes sentarte en la hierba), porque es importante aprovechar los días de buen tiempo ya que son escasos. La verdad es que es casi lo único que se hace un poco duro: el frío casi permanente y la falta de sol. Algo muy divertido son los tours (muchos de ellos, gratuitos) para conocer ela parte oculta de Edinburgo. Los cementerios tienen muchas historias interesantes, así como otros lugares como Calton Hill. Tampoco me perdería el Jardín Botánico: es precioso y la zona donde está igual.

La gastronomía no es precisamente brillante, eso es verdad. Pero siempre puedes ir a un típico pub en el que te ponen haggis, hamburgesas u otros platos que no están nada mal de sabor y de precio. Lo mejor de todo, sin duda, es el sticky tofee pudding. ¡No te vayas sin probarlo!

En conclusión, Edimburgo es una ciudad muy aconsejable para vivir, yo volvería a escogerla sin dudar, ¡y de hecho ya estoy deseando volver!

Etiquetas:

, , , , , ,

Related Articles

Comparte

About Author

(0) Readers Comments

Comments are closed.