Blog — 05 Septiembre 2017
Edimburgo: Old Town, New Town

Eran mediados de julio y me encontraba de vacaciones en mitad de un pueblo perdido de Andalucía casi sin cobertura. Se me ocurrió mirar el e-mail en el móvil y ahí estaba: me habían seleccionado para una beca del Programa ARGO en la ciudad de Edimburgo. Una revista independiente, digital y bilingüe buscaba a alguien con mi perfil de ciencias políticas y derechos humanos para unirse a su equipo por unos meses. Unos cuantos papeleos, un par de llamadas de Skype, unos billetes comprados y unas tapas de despedida después, me encontraba subida en el avión rumbo a la ciudad que se convertiría en mi hogar durante los siguientesseis meses.

Nada más llegar me sorprendieron la belleza de la ciudad y los rayos de sol que asomaban en el cielo de vez en cuando, ¡parecía que no todo iban a ser lluvia y nubes! Bueno, no estaba equivocada del todo, en realidad lo peor es el viento. A los escoceses les encanta hablar sobre el clima de su país, es tan cambiante y complejo que da para horas de conversación. Pero mejor me centraré en lo que me había llevado hasta allí.

El primer día que llegué a la oficina de Cosmopolita Scotland, Jordi y Noelia, los dos co-directores, me recibieron con los brazos abiertos. Me explicaron cómo había nacido la revista, cuáles eran sus objetivos, su audiencia y su propósito, y desde el principio quedé encantada con el proyecto: buscar la integración de la comunidad hispanohablante en la sociedad escocesa y dar a conocer la comunidad, su forma de ser y sus particularidades al pueblo escocés. Un proyecto ambicioso. Sobre todo en una ciudad de 500 mil habitantes en la que sólo de nacionales españoles, hay contabilizados más de 30.000 residentes (y creedme que hay muchos más no registrados).Este objetivo se pretendea través de un periodismo lento, crítico, que busca la reflexión y el análisisy conseguir cambios positivos. Era la oportunidad perfecta para aprender más sobre periodismo, una rama que siempre me había interesado, y desarrollar mi perfil de politóloga y experta en derechos humanos.

Durante todos estos meses he realizado muchas y diversas tareas y he aprendido mucho. Para resumirloen pocas palabras: he redactado artículos en inglés y castellano, he asistido a eventos políticos y he cubierto manifestaciones y actos públicos. He colaborado con asociaciones de inmigrantes y he podido conocer de primera mano la situación de los hispanohablantes que viven en Edimburgo. También he llevado las redes sociales de la revista y he colaborado en el marketing y la publicidad, siempre trabajando en un ambiente multicultural.

A nivel profesional ha sido una gran oportunidad. He mejorado mi inglés, he aprendido mucho sobre la situación política y social de Reino Unido y he adquirido nuevas habilidades y conocimientos. Además tengo bastante claro que esta práctica ha pesado mucho a la hora de ser elegida en el puesto que voy a ocupar en España en breve.

Pero a nivel personal también ha sido una gran oportunidad. La ciudad de Edimburgo te atrapa y enamora desde el primer momento. Su Old Town y su New Town ambas Patrimonio Mundial de la Humanidad, te muestran calles y rincones increíbles. Puedes disfrutar de multitud de pubs y restaurantes donde conocer la verdadera personalidad de los escoceses, gente muy abierta, divertida y amable. También he viajado a las ciudades cercanas y he recorrido (conduciendo por la izquierda) las sinuosas y mágicas carreteras de las Highlands, en el norte. Y sobre todo, he conocido personas maravillosas a lo largo de estos meses, gente que me llevo como amig@s para toda la vida y con la que he compartido las vivencias y locuras de esta fantástica ciudad.

Sin duda, mi experiencia ARGO ha sido buenísima y espero que más gente pueda beneficiarse de ella y aprender y disfrutar tanto como yo lo he hecho estos meses.

L.S.

Etiquetas:

, , , , , ,

Related Articles

Comparte

About Author

(0) Readers Comments

Comments are closed.